La Traición de la Marca de Medo

LA TRAICIÓN DE LA MARCA DE MEDO
(Información previa ReV2013)

“La calma siempre es la antesala de la tempestad, o así dicen los marinos. De ser verdad debería haber calma, ya que la tormenta parece inminente, pero no puede haber calma cuando dos ejércitos acampan durante meses a sólo unos cuantos kilómetros de distancia. La universidad se empeña en hacer sus juegos de la paz pero, mientras los soldados murmuran sobre apariciones de antiguas brujas,  a lo lejos se escuchan tambores de guerra. Yo sólo soy un soldado que escucha mientras afila su espada… y cada vez los oigo más cerca….”



El centro del continente de Therbas se mueve ansioso ya que los dos principales países del mismo se revuelven el uno contra el otro. El Gran Ducado de Dulya se sintió ofendido cuando, en su opinión, el senado de Coldum quiso meterse en sus asuntos al mostrar un tímido apoyo a un candidato a marqués desheredado. Lítica por su parte se ofendió ante las desorbitadas exigencias del Gran Duque.
Durante los últimos nueve meses la célebre Universidad de Coldum ha intentado, sin éxito, que ambas partes lleguen a un acuerdo. Quiso el destino que la institución tuviera unos terrenos junto a la Marca en conflicto y han servido para hacer de zona franca donde se han ido produciendo diversos encuentros diplomáticos.
Dos ejércitos acampados durante meses tan cerca el uno del otro han generado múltiples disputas y también han llamado la atención de todo tipo de comerciantes, mercenarios, trovadores, mercachifles, prostitutas y truhanes dispuestos a facilitar a los soldados una forma de gastar su paga. La concentración es tal que más de uno bromea con que, de realizarse este año, la Gran Feria de la Universidad de Coldum debería desplazarse hasta este lugar.
El conflicto lleva mucho tiempo atascado, pero la Universidad pretende realizar un último esfuerzo y a tal menester ha convocado los llamados Juegos de la Paz, donde soldados y ciudadanos de ambos países y de cualquier otro podrán medir sus fuerzas en múltiples competiciones, desde pruebas de valentía y fuerza hasta un gran concurso de bardos, cuentacuentos y demás personas con talento.
Dicen las malas lenguas que esto no deja de ser una excusa para un último acto de diplomacia, donde la propia Marquesa de Medo podría acudir, así como su hijo político, quien reclama la herencia, y hay incluso quien asegura que el primer acto de guerra se llevará a cabo durante los juegos. ¿Serán verdad esos rumores? ¿Qué hay de quien dice que el lugar está encantado por los espíritus de un antiguo aquelarre de brujas? Sólo el tiempo podrá responder a estas preguntas.
¿Quieres descubrirlo? Únete a Leyendas de la Forja y sé tú el protagonista. ¡Forja tú el destino que se convertirá en Leyenda!

Anuncios